Skip to Main Content
1440_405-1116_628-768_432

Manténgase sano

En Instituto Cardiaco y Vascular de St. Joseph's, nuestro equipo de cardiólogos se dedica a ayudarle a llevar un estilo de vida saludable para su corazón. Lo invitamos a participar en nuestra misión de crear una comunidad saludable para el corazón.

Cambios en el estilo de vida para ser más sano

El mejor momento para actuar es antes de un ataque al corazón. Instituto Cardiaco y Vascular de St. Joseph's cree que todos deberíamos hacer cambios saludables en el estilo de vida, aunque sean pequeños, para poder evitar enfermedades cardiovasculares y mejorar la salud en general.

Algunos factores que aumentan el colesterol no se pueden controlar, como la edad, el género y la herencia. Sin embargo, hay opciones de estilo de vida que puede adoptar para mejorar sus niveles de colesterol y posiblemente reducir su riesgo de cardiopatía o accidente cardiovascular.

¿Qué puede hacer hoy para reducir el riesgo de una cardiopatía?

Haga más ejercicio. El ejercicio puede aumentar el colesterol “bueno”. Además, hacer ejercicio ayuda a perder peso, reducir el riesgo de cardiopatías, diabetes y cáncer de colon. Intente hacer 30 minutos de actividad aeróbica (por ejemplo, una caminata a paso ligero) todos los días. Si eso le parece demasiado, intente ejercitarse 20 o 30 minutos al menos tres veces por semana.

Pierda peso. Incluso perder poco peso (cinco a diez libras) puede aumentar los niveles de la lipoproteína de alta densidad (HDL o colesterol bueno) y reducir el colesterol total.

Deje de fumar. Dejar de fumar permite llevar el HDL a un nivel más alto.

Coma menos:

  • Grasas. Si le gustan las carnes rojas, elija cortes magros (lomo, cuarto trasero superior e inferior). Elimine la grasa antes de cocinar; ase u hornee en lugar de freír. Opte por la leche descremada o con uno por ciento de contenido grasa.
  • Aceite de cocina. Elija aceites que sean líquidos a temperatura ambiente, como el aceite de canola, maíz, soja, girasol o semilla de algodón.

Coma más:

  • Aves y pescados. Intente consumir dos o tres veces por semana pescado al horno o asada a la parrilla, en especial pescado de carne azul, como caballa, trucha, arenque, salmón y lenguado. Estos pescados tienen más omega 3, lo que ayuda a bajar el nivel de triglicéridos en la sangre.
  • Fibras solubles. Se encuentran en frutas, frijoles, guisantes y avena.

Tome un suplemento de vitamina E (400 UI) todos los días. Este antioxidante puede ayudarle a absorber con mayor facilidad la lipoproteína de baja densidad (LDL o colesterol malo).

Medicamentos para bajar el colesterol. Consulte a su médico sobre la necesidad de tomar algún medicamento para bajar el nivel de colesterol. Esto puede ser beneficioso si no es suficiente con los cambios de estilo de vida o si usted tiene mayor riesgo de contraer una enfermedad cardiovascular. En general, los fármacos mevastatínicos son seguros y efectivos y reducen el riesgo de cardiopatía.